Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Cabriña (Davallia canariensis)
Tipo: Helecho
Familia: Polipodiáceas

Castellano: Pulipuli

Habitat: Peñascos y muros de Galicia y Canarias
Floración: Maduran los esporangios desde marzo
Se utiliza: Rizoma
Usos: Febrífugo, Sudorífico

Planta

Cabriña (Davallia canariensis)

Denominaciones

Cabriña, Davallia canariensis, Pulipuli

Descripción

La cabriña es una planta bastante pequeña, pues mide de 1 a 2 palmos de altura en el mejor de los casos. Las frondes tienen forma triangular y están compuestas por tallitos muy finos y erguidos y numerosas hojas muy pequeñas divididas en segmentos. Se reproducen por medio de esporas que se encuentran almacenadas en los esporangios. Estos a su vez se agrupan en los denominados soros.

Se puede encontrar por toda la Península, mucho más comúnmente en la mitad oeste, siendo muy habitual su presencia en Galicia, Portugal, Melilla y en las islas Canarias.

Se cría en muros en los que no dé mucho el sol, peñascos y laderas sombrías.

Floración

Carece de flores y por lo tanto no se puede hablar de época de floración. Se reproduce por medio de esporas, que se encuentran almacenadas en los esporangios. Los esporangios comienzan a madurar a principios de marzo y continúan durante toda la primavera y el verano. De las esporas germina una planta verde denominada prótalo, muy pequeña y con forma de corazón, siendo necesario el uso de un microscopio para verla. El prótalo contiene órganos tanto femeninos como masculinos; al ser fecundado un órgano femenino por uno masculino se origina la cabriña.

La parte recolectada es el rizoma, siendo conveniente recogerlo mientras están madurando los esporangios ya que en esta época es cuando se encuentra más activo, aunque puede ser recolectado durante todo el año.

Aplicaciones

Durante mucho tiempo se utilizó para bajar la fiebre y como sudorífico, así como en la curación de enfermedades venéreas. Hoy en día está demostrado que no es una planta muy activa y se utiliza muy poco en preparados farmacéuticos, por lo que tampoco ha sido muy estudiada su composición.

Normalmente se la sustituye por otras plantas más activas y más estudiadas para curar fiebres altas o para actuar como sudoríficas.

Administración

  • Cocimiento. Se ponen 50 gr. del rizoma de la cabriña a hervir en un litro de agua durante 25 minutos aproximadamente. Se deja que se enfríe y se cuelan los restos de la planta. Se añade azúcar o miel para endulzar si el sabor no resulta muy agradable. Se toman tres tazas al día después de las comidas.
  • Emplasto. Se prepara un cocimiento de la planta con más cantidad que el anterior y se impregna un trapo con él. Se coloca en la frente y por todo el cuerpo en caso de tener fiebre alta.