Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Ciprés (Cypresus sempervirens)
Tipo: Árbol
Familia: Cupresáceas

Catalán/Català: Xiprer, Cupressus
Gallego/Galego: Cipreste
Vasco/Euskara: Gau-arbola

Habitat: Cementerios
Floración: Primavera
Se utiliza: Gálbulos, hojas y brotes tiernos
Usos: Astringente, Antirreumático, Venotónico, Reafirmante, Antiseborreico, Anticaspa, Antisudoral, Vasoconstrictor, Antirradicales libres, Porificador

Planta

Ciprés (Cypresus sempervirens)

Denominaciones

Ciprés, Cipreste, Cypresus sempervirens, Gau-arbola, Xiprer

Descripción

El ciprés, nombre común del género Cupressus, es un árbol de zonas cálidas o templadas, de crecimiento rápido, que puede llegar a medir hasta 25 metros de altura con un diámetro aproximado de unos 60 cm. Es una conífera de hojas perennes, de la familia de las cupresáceas y pertenece al grupo de las gimnospermas; es de proporciones esbeltas, lo que lo hace fácilmente reconocible.

Presenta una copa maciza, alargada y estrecha. Las hojas son muy reducidas (2-6 mm de longitud, apenas se pueden ver) con forma de escama, alineadas en parejas opuestas y decusadas y presentan una disposición que asemeja las escamas de los peces.

Estos árboles se encuentran distribuidos tanto por Europa como por América, siendo originarios del Oriente próximo. Crece naturalmente en cualquier parte del mundo, con las temperaturas y suelos adecuados, pero es cultivado comercialmente en África oriental, Sudáfrica y Nueva Zelanda.

Se ubican más frecuentemente en lugares de recogimiento y espiritualidad. En determinadas zonas se los relaciona con situaciones tan tenebrosas como la muerte; mientras que en otras se relacionan con la vida y la salud, ya que los bosques formados por cipreses devolvían la salud a las personas aquejadas de problemas respiratorios.

Muchas de las especies se cultivan como árbol ornamental en parques y jardines de Europa y en Asia se sitúan junto a los templos.

Especies

El número de especies reconocidas de cipreses en todo el mundo varía bastante, entre 16 y 25 o quizá más. Esto es debido a que la mayor parte de las poblaciones son pequeñas y se encuentran aisladas, por lo que es difícil clasificarlas según el rango de especie, subespecie o variedad.

Especies del Viejo Mundo

Estos cipreses tienden a tener conos con más escamas (entre 8-14, raramente 6 en C. funebris), cada escama con una ancha y corta cresta, no una espina. Cupressus sempervirens es la especie tipo del género, definiendo el nombre ciprés.

Especies del Nuevo Mundo

Estos cipreses tienden a tener conos con relativamente pocas escamas (entre 4-8, raramente más en C. macrocarpa), cada escama con una espina prominente y estrecha. Pruebas genéticas muy recientes evidencian que están menos emparentados con las especies del Viejo Mundo de lo que se pensaba anteriormente, teniendo más parentesco con los Callitropsis y Juniperus. Por lo tanto, se está considerando un cambio en la clasificación genérica en un futuro, ya sea a los Callitropsis o a un nuevo género.

Floración

Dentro del mismo árbol podemos encontrar flores masculinas y femeninas; estas últimas tienen una forma particular, redondeadas y recubiertas por escamas que se denominan gálbulos. La floración se produce en los meses de primavera, madurando los gálbulos en el otoño del siguiente año.

Florece a finales del invierno y en un mismo ejemplar se producen flores masculinas y femeninas; las masculinas forman conos ovales de color verdoso que cuelgan de las puntas de las ramas. Los femeninos son ligeramente esféricos, se componen de alrededor de 12 escamas y al desarrollarse se convierten en una gálbulo globular de 3x4 cm, de color verde al principio tornándose a rojizo y marrón al alcanzar la madurez.

Aplicaciones

Contiene gran cantidad de esencia que a veces supone hasta el 1% de su peso; está formada por alfa-pineno, canfeno, cadineno y cedrol. Se le considera antirreumático y estimulante. También posee taninos catéquicos, que le confieren acciones astringente, venotónica, vasoconstrictora, espasmolítica y hemostática, por lo que se emplea para curar varices y hemorroides y también como calmante de tos espasmódica, asma, metrorragias, heridas y úlceras varicosas -aunque su utilización debe efectuarse bajo control médico, pues su alto contenido en aceite esencial puede ocasionar alteraciones varias.

En las hojas del ciprés existen flavonoides y en los brotes tiernos encontramos esencia (aunque en menor cantidad) que puede llegar al 0.2%.

Su madera es de color pardo amarillento claro, de textura fina y, generalmente, de grano recto; no es resinosa y suele desprenderse de ella un aroma similar al del cedro. Se la suele utilizar para la construcción de cajas, y las mejores selecciones de ella pueden utilizarse también en tablas decorativas, pilotes, tornería, chapas de guitarras.

Administración

  • Supositorios. Se pueden preparar empleando como principio activo el aceite esencial de ciprés, siendo la dosis indicada de 200 miligramos por cada unidad; puede administrarse un máximo de tres unidades al día, constituyendo un buen remedio para el tratamiento de hemorroides en adultos. También se pueden preparar empleando 400 miligramos del ciprés en su forma de extracto por cada supositorio, en cuyo caso se utiliza para aliviar varices.
  • Extracto fluido. Se pueden tomar 40 gotas en medio vaso de agua antes de cada una de las dos principales comidas del día, consiguiendo calmar así la tos espasmódica y el asma.
  • Aceite esencial. En la presentación de cápsulas suele ser de 20 miligramos, pudiendo tomar dos al día antes de las comidas.
  • Pomada de ciprés. Preparada con una concentración del 2%. Son de tipo rectal, por su acción antihemorroidal.

Fotos de Ciprés (Cypresus sempervirens)