Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Ciruelo (Prunus domestica)
Tipo: Árbol
Familia: Rosáceas

Castellano: Ciruelo silvestre
Catalán/Català: Pruner
Gallego/Galego: Ameixeira
Vasco/Euskara: Baxaratxe

Habitat: Laderas y ribazos
Floración: Marzo
Se utiliza: Fruto
Usos: Laxante, Nutritivo, Aporte de vitaminas

Planta

Ciruelo (Prunus domestica)

Denominaciones

Ameixeira, Baxaratxe, Ciruelo, Ciruelo silvestre, Pruner, Prunus domestica

Descripción

El ciruelo es un árbol sobradamente conocido por todos, en sus múltiples variedades: tiene raíces poco profundas, un tronco recto y ramas erguidas; las hojas son alternas, agudas y aserradas; los frutos son drupas, con el mesocarpio muy jugoso y provisto de una piel muy fina, pero resistente a la rotura. El color de esta exquisita fruta varía en función de la variedad de que se trate. El hueso que se encuentra rodeado por el mesocarpio tiene una forma más o menos elíptica y contiene una almendra en su interior, la cual no se debe comer nunca ya que contiene un ácido venenoso: el ácido cianhídrico.

Se cultiva por toda la Península Ibérica, en múltiples variedades.

Floración

Florece durante la primavera, dando unas vistosas flores blancas o rosas de cinco pétalos, solitarias o agrupadas en pequeños racimos umbeliformes. De la recolección lógicamente interesa el fruto, aunque de las flores también se puede aprovechar su efecto diurético.

Aplicaciones

La ciruela, sobre todo seca, es un alimento con un alto valor nutritivo. Además, nadie desconoce su poder como laxante, aun comiendo pocos frutos. En cuanto a su composición, es destacable su alto contenido en vitaminas; también contiene muchas sales minerales de hierro, calcio, magnesio, potasio y sodio. De los huesos se puede extraer un aceite sucedáneo del de almendras.

Sin duda, el efecto más marcado de las ciruelas es el laxante: no existe mejor remedio, asequible a todos y de acción rápida. En cualquier régimen de adelgazamiento las ciruelas cumplen un papel primordial, pero sin abusar, porque los empachos de ciruelas no resultan nada agradables.

Administración

  • Pulpa de ciruela. Se mezclan 30 g. de pulpa de ciruelas frescas con 5 g. de hojas de sen; después de homogeneizarlo correctamente, se añade tanta miel como se desee y se conserva la pasta resultante en tarros de cristal. Bastan 20-30 g. diarios para regularizar perfectamente la función intestinal.
  • Licor digestivo. Se cuecen 20 ciruelas frescas sin hueso en 2,5 l. de buen vino blanco; pasados 15 minutos se apaga el fuego y se añade canela a discreción. Esta mezcla se deja en maceración unos tres días, transcurridos los cuales se filtra, añadimos azúcar y lo ponemos a hervir unos minutos. Se deja enfriar y se añade 1/2 l. de alcohol rebajado. Se recomienda tomar un vasito pequeño después de las comidas, como digestivo. En cualquier caso, el uso más corriente y asequible es comer las ciruelas, bien lavadas y con moderación. Para los aficionados a la cocina también se sugiere preparar mermeladas, zumos etc,.