Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Lisimaquia (Lysimachia vulgaris)
Tipo: Herbácea
Familia: Primuláceas

Catalán/Català: Lisimáquia

Habitat: Cerca de las aguas en la cordillera cantábrica
Floración: Verano
Se utiliza: Hojas
Usos: Astringente, Hemostático, Cicatrizante

Planta

Lisimaquia (Lysimachia vulgaris)

Denominaciones

Lisimáquia, Lisimaquia, Lysimachia vulgaris

Descripción

La lisimaquia es una planta herbácea vivaz de la familia de las primuláceas. Posee un tallo erguido, de 70-100 cm. de altura, con las hojas casi sin rabillo; éstas, por lo general, se disponen de 3 en 3, aunque también pueden encontrarse enfrentadas o formando verticilos de cuatro o cinco hojas. Las flores se agrupan en ramilletes terminales y el fruto es una cápsula redonda y larga. Toda la planta se encuentra cubierta de un suave vello.

Se cría en lugares húmedos por el Pirineo y la cordillera cantábrica. Hacia el sur su presencia se hace cada vez más escasa, hasta prácticamente desaparecer.

Floración

La lisimaquia florece en verano y -dependiendo de dónde se encuentre- continúa la floración hasta casi llegado el otoño. De la recolección interesan exclusivamente las hojas, que se recogen y se emplean en estado fresco, ya que si se desecan pierden parte de sus propiedades.

Aplicaciones

En las hojas de esta hierba se han hallado cantidades relativamente importantes del encima primaverasa: esta sustancia es muy común en la familia de las primuláceas. Del resto de la composición se sabe muy poco. En realidad esta planta gozó de mucha popularidad en algunos países, donde se le atribuían virtudes casi milagrosas; pero -como ocurre con casi todos los remedios fabulosos- el tiempo se encarga de desprestigiarlos y hacerles caer en el olvido. De hecho, en España nunca tuvo la lisimaquia excesiva popularidad y tan solo transcendieron sus efectos astringentes y cicatrizantes. Esta virtud astringente se debe en parte al enzima primaverasa y en parte a distintos componentes todavía no muy bien estudiados. Lo que es cierto es que el zumo de las hojas, aplicado exteriormente, detiene el flujo de sangre en cuestión de segundos, y aplicado en forma de lavativa o bebido va muy bien para la disentería. Pero no es una hierba muy empleada en medicina popular, posiblemente por existir otras especies más conocidas y de iguales virtudes.

El nombre de lisimaquia lo recibió de su descubridor, el rey Lysimadro, conociéndose su virtud astringente desde hace muchos años.

Administración

Al no ser una planta muy conocida en nuestro país, la medicina popular no conoce muchas formas de administración. Tan solo se emplea el zumo de las hojas, extraído por expresión de las mismas; este zumo se puede aplicar directamente sobre distintas hemorragias, o darle forma farmacéutica y administrarlo vía rectal, en forma de lavativa, o vía oral, en forma de jarabe. En cualquier caso, antes de consumirlo es mejor consultar con personal especializado a fin de que nos asesore sobre la mejor manera de aprovechar las virtudes de esta y de cualquier otra planta.