Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Menta de lobo (Lycopus europaeus)
Tipo: Herbácea
Familia: Labiadas

Castellano: Pie de lobo, pata de lobo
Catalán/Català: Peu de llop
Vasco/Euskara: Lekuzi-belarr

Habitat: Orilla de arroyos
Floración: Verano
Se utiliza: Planta entera
Usos: Astringente, Febrífugo, Vulnerario

Planta

Menta de lobo (Lycopus europaeus)

Denominaciones

Lekuzi-belarr, Lycopus europaeus, Menta de lobo, Pata de lobo, Peu de llop, Pie de lobo

Descripción

La menta de lobo es una hierba vivaz, perteneciente a la familia de las labiadas. Posee un tallo erguido, cuadrado, con hojas elípticas, opuestas y profundamente dentadas, en cuyas axilas brotan verticilos impares con unas pequeñas flores violáceas.

Se cría sobre todo en la orilla de los arroyos, acequias y por cualquier zona donde la tierra conserve un poco de humedad. Es fácil encontrarla por toda la península, sobre todo en terrenos ricos en nitrógeno. Esta planta fue muy usada durante la edad media para curar la malaria.

Floración

La menta de lobo florece en verano. Para fines terapéuticos se utiliza toda la planta. Para recoger las sumidades, se hace a mano en la época de plena floración; se extienden los pedúnculos en finas capas sobre cañizos y se desecan en lugar bien ventilado o en secadero, sin superar los 35 °C.

Aplicaciones

En su composición encontramos un glucósido amargo llamado licopina, pequeñas cantidades de esencia y algunos ácidos, como el málico y el tánico. Es además una planta muy rica en sales minerales. Antiguamente, la menta de lobo servía para tratar la hipersecreción de la hormona tiroidea, por su alta concentración en sales fluoradas, ya que estas tienen una acción antitiroidea, antagonizando a la tiroxina, al frenar el aporte de yodo.

Se sabe que esta hierba tiene algunos taninos que ejercen una acción astringente y antihemorrágica. Por su sabor fuertemente amargo se la consideraba popularmente como febrífuga, pero este efecto no está suficientemente demostrado.

Esta planta está indicada en problemas de hipertiroidismo de origen hipofisiario, en diabetes y en trastornos de la menopausia. Como uso externo se ha usado para curar heridas y llagas (efecto vulnerario). Sin embargo, tiene una contraindicación muy lógica: en casos de funcionamiento escaso de la hormona tiroidea, es decir, en problemas de hipotiroidismo. De todas formas, aunque no es una planta tóxica, su uso debe estar bajo vigilancia médica, que es siempre la mejor forma de prevenir efectos no deseados en cualquier medicamento.

Administración

  • Infusión. Se prepara a partir de una cucharada pequeña de la planta, debidamente troceada y desecada, por taza. Una vez preparada la infusión, se pueden tomar del orden de 3 tazas al día.
  • Tintura. A razón de 30 gotas de tintura de menta de lobo, tres veces al día. La preparación de esta fórmula es mejor dejarla en manos de personal autorizado. Lo que sí se puede hacer de manera casera es extraer el jugo de la planta fresca y consumirlo en cantidad de 2-3 cc., 2 veces al día.
  • Lavados. En lavados vaginales se puede emplear 30 gr. de la planta por litro de agua. Se cuece un rato y se realiza el lavado, una vez templada el agua.