Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Ontinilla (Veronica tenuifolia)
Tipo: Arbusto
Familia: Escrofulariáceas

Castellano: Hierba de los ermitaños
Catalán/Català: Angelina

Habitat: Soria, Valencia y Cataluña
Floración: Abril
Se utiliza: Planta entera
Usos: Tóxico, Purgante peligroso

Planta

Ontinilla (Veronica tenuifolia)

Denominaciones

Angelina, Hierba de los ermitaños, Ontinilla, Veronica tenuifolia

Descripción

La ontinilla es un arbusto perteneciente a la familia de las escrofulariáceas, caracterizada principalmente por ser bastante tóxica, como luego veremos. Es planta perenne, un poquito leñosa en la base, con los vástagos del año arqueados y empinados. En cada nudo tiene un par de hojas opuestas y a menudo sendos brotecitos en sus axilas. En los encuentros de las hojas superiores, justo por debajo del ápice del tallo, sale una pareja de ramilletes florales, desnudos de flores en la parte inferior. El fruto es una cápsula comprimida de perfil aovado invertido, es decir, con la parte más ancha en lo alto, donde forma una escotadura muy prominente.

Se cría entre matorrales y en bosques poco espesos de tierras bajas y montañas calcáreas de poca altura.

Floración

La ontinilla florece desde mediados de abril en adelante, madurando sus frutos a partir del mes de junio. De su recolección interesa la planta entera, la cual se debe recoger justo antes de que la planta florezca, ya que es en este momento cuando mayor actividad posee la hierba.

Aplicaciones

En realidad esta planta no se debería incluir en los tratados sobre plantas medicinales ya que se trata de una planta eminentemente tóxica, incluso cuando se maneja con las debidas precauciones. En la zona del bajo Aragón se empleaba antiguamente como hierba emética y fuertemente purgante, pero ocasionaba más problemas de los que en realidad solucionaba. Por esta razón su uso cayó en el olvido, aunque se siguió incluyendo en los manuales sobre plantas medicinales. En otros tiempos, casi todas las enfermedades se intentaban curar con cualquier remedio que lograra expulsar materia del cuerpo. Así prosperaron gran cantidad de vomitivos, laxantes, purgantes, e incluso sustancias que tuvieran efecto diurético. Los problemas empezaron a surgir cuando muchas personas que acudían a los doctores de su época resultaban fuertemente intoxicadas por el remedio administrado, algunos incluso con resultado de muerte. Por esta razón, muchos de los preparados empleados iban poco a poco cayendo en el olvido, quedando solo aquellos que resultaban realmente eficaces o los que eran inocuos. En el caso de los purgantes los resultados en la mayoría de los casos eran desastrosos, ya que el efecto purgante casi siempre va acompañado de fuertes dolores tipo cólico, además de una gran pérdida de líquido y sales minerales. Por esta razón -hablando en líneas generales- el empleo de sustancias laxo-purgantes siempre debe estar supeditado a control médico, aunque la sustancia en cuestión se considere muy suave.

Administración

La antigua forma de administración de esta planta no ha trascendido a nuestros días, pero poco importa ya que se aconseja prescindir del uso de esta especie, a no ser bajo estricto control médico.