Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Serbal silvestre (Sorbus aucuparia)
Tipo: Árbol
Familia: Rosáceas

Castellano: Serbal de cazadores
Catalán/Català: Server de basc
Gallego/Galego: Escornabois

Habitat: Montes del Pirineo y cordillera cantábrica
Floración: Mayo y junio
Se utiliza: Bayas
Usos: Antidiarreico, Astringente, Antiinfeccioso

Planta

Serbal silvestre (Sorbus aucuparia)

Denominaciones

Escornabois, Serbal de cazadores, Serbal silvestre, Server de basc, Sorbus aucuparia

Descripción

El serbal silvestre o serbal de los cazadores es un hermoso árbol con una corona oval y una altura no superior a los 20 m. Su corteza es lisa y marrón grisácea. Las ramas viejas son también grises, algo menos oscuras que las jóvenes. Las hojas son alternas e imparipinnadas y tienen de cuatro a siete pares de foliolos laterales, de forma oval o alargada y ligeramente dentados. El fruto es de tamaño algo mayor que un guisante y de color rojo vivo. Forman un vistoso ramillete.

Se cría en los montes de nuestra Península, generalmente mezclado con robles, hayas y abetos.

Floración

Florece en mayo o bien entrado junio. Los frutos no maduran hasta septiembre, y es de ellos de donde se extraen los principios activos aprovechados en medicina. Estas bayas son muy apreciadas por determinadas aves y puede darse el caso de que al ir a recolectarlas hayan desaparecido por completo; de hecho, el nombre latino "aucuparia" deriva del término "aucupare", que significa cazar aves, ya que eran y son muy utilizados por los cazadores para atraer estos pájaros. En cualquier caso -y siempre contando con que las aves nos dejen compartir estos frutos- su recolección se suele efectuar en septiembre y octubre, cuando todavía haga buen tiempo. El secado se efectúa al sol o en secaderos artificiales, sin llegar a sobrepasar los 50 °C.

Aplicaciones

Las bayas del serbal contienen diversos ácidos orgánicos como el málico, cítrico y succínico. Aparecen también taninos, sorbitol, flavonoides, carotenoides y pigmentos antociánicos. Son ricos en vitamina C.

En nuestro país, el fruto de este árbol es poco apreciado por sus virtudes medicinales, pero en otras latitudes se le atribuyen innumerables propiedades: para purificar y depurar la sangre, contra los accesos de tos, ronquera y catarros bronquiales, contra la gota, para provocar la menstruación, etc. Ha sido muy apreciado en medicina popular como remedio diurético en caso de cálculos renales y afecciones reumáticas, y como regulador de la actividad intestinal tanto en diarrea como estreñimiento. El consumo de estos frutos no está indicado en caso de obstrucción de las vías biliares, y, consumidas en cantidades excesivas, las bayas pueden resultar tóxicas.

Una observación más: este árbol y sus frutos se pueden confundir con los de otra especie afín, la del serbal común, cuyos frutos son muy ásperos y cuya ingesta, así, se hace difícil si no se tratan antes.

Administración

Dado que la principal virtud de los frutos de este árbol consiste en ser un buen antidiarreico y astringente, una buena forma de consumirlo es en mermelada, hirviendo los frutos con agua y cantidad suficiente de azúcar. Esta mermelada se administra moderadamente y resulta un excelente remedio para cortar la diarrea. En algunos países hacen fermentar los frutos para fabricar diversos licores.