Fitoterapia. Plantas medicinales con sus nombres, descripción, familias, usos, aplicaciones, floración, etc. Remedios caseros con plantas medicinales. Documentación adicional sobre plantas medicinales. Fórmulas magistrales.

Plantas medicinales

Nombre: Tornasol (Chrozophora tinctoria)
Tipo: Herbácea
Familia: Euforbiáceas

Castellano: Heliotropo menor
Catalán/Català: Mira-sol

Habitat: En viñedos y olivares
Floración: Junio
Se utiliza: Jugo de la planta
Usos: Colorante, Tinte para lana y seda

Planta

Tornasol (Chrozophora tinctoria)

Denominaciones

Chrozophora tinctoria, Heliotropo menor, Mira-sol, Tornasol

Descripción

El tornasol es una hierba anual clasificada dentro de la familia de las euforbiáceas. Es de un color verde blanquecino, por la gran cantidad de vello que recubre todas sus partes; las hojas se encuentran esparcidas por el tallo, son de forma triangular y bordes sinuosos y aparecen sostenidas por largos rabillos. El fruto del tornasol está formado por tres coquitos verrugosos, cubiertos de pequeñas escamas membranosas y redondeadas.

Se cría en viñedos y olivares por casi toda la Península, abundando más hacia la mitad meridional del país.

Floración

El tornasol florece durante todo el verano, hasta finales de septiembre. De la recolección interesa el jugo que suelta la planta; este jugo lechoso es muy característico en la familia de las euforbiáceas. En el caso de esta planta, su interés radica más en la industria textil que en medicina, pero antaño tuvo algún uso medicinal, amén de servir como colorante de uso farmacéutico.

Aplicaciones

De la planta que nos ocupa se saca un jugo lechoso que contiene una materia colorante llamada tornasol, que puede ser azul o roja, según predomine la alcalinidad (azul), o la acidez (rojo). A esta curiosa propiedad se debe que incluyamos esta planta en un tratado de medicinas naturales, pues su uso está muy difundido en cualquier laboratorio como indicador del pH, es decir, de la acidez o basicidad de cualquier solución. Además de esto, este colorante fue muy empleado anteriormente para teñir tejidos de toda clase, principalmente de lana y seda. Hasta el siglo XVIII nunca se planteó usar esta planta directamente en medicina; pero posteriormente se le reconocieron algunas virtudes, sobre todo a las semillas, para curar la calentura, sudores, vómitos y otros muchos síntomas molestos. Sin embargo, estas pretendidas virtudes apenas son reconocidas en la actualidad. Su única pero valiosa aplicación se reduce a la de indicador, tal y como antes comentábamos.

Administración

    Antiguamente se tomaban las semillas enteras en cantidades que oscilaban entre 20 y 30 gramos, administrados por la mañana, en ayunas y en días alternos.
  • Tintura. Se advierte que no es de uso medicinal, sino químico, a nivel de laboratorio. Se prepara tomando 50 gr. de pasta de tornasol pulverizada y mezclándolo con 100 cc. de alcohol de 85°, hirviendo. Este tratamiento se repite dos veces más; luego se macera en agua fría durante un corto espacio de tiempo y se tira el agua, añadiendo sobre la pasta resultante 1/4 l. de agua hirviendo. Después se filtra y se añade ácido clorhídrico hasta que la solución resultante pase de color rojo a azul. Se conserva en un frasco tapado con un poco de algodón. Insistimos en que esta tintura no es para ingerir, sino para usarla a nivel de laboratorio. A partir de esta tintura se prepara el papel tornasol, de igual uso que la tintura.